microResidencia#31 Gabri Solera


Gabri Solera, “Aislandia”, el viernes 25 de Enero de 19:15 a 21:15.

Nombre/s de participante: Gabri Solera (y Gabriel Solera)

Nombre del proyecto: Aislandia (fotografía neodocumental)

Descripción de la propuesta: 

En el siglo pasado, cuando los investigadores fotografiaban a las tribus primitivas de lugares apartados de la civilización, los indígenas pensaban que al hacerles un retrato perdían su alma. De hecho, hoy en día, muchas tribus africanas y australianas aún son reacias a ser fotografiadas.

Brian O’Doherty, en el libro “Dentro del Cubo Blanco”, describe que “la galería ideal sustrae del objeto artístico todo indicio que pueda interferir con el hecho de que se trata de arte. La obra se encuentra aislada de todo aquello que puede menoscabar su propia autoevalución. [...] El arte obliga a hablar al vacío que está detrás de la puerta cerrada. En el exterior, el arte se encuentra a salvo y se niega a entrar”.

Mi MicroResidencia se basó en captar “huellas y cicatrices” haciendo fotografías de dos maneras. La primera (fundamental) fue estar observando el minúsculo espacio por el que han pasado todos los artistas (junto a sus instalaciones y performances), documentando los restos en las paredes y rincones peculiares del lugar con elementos que han usado la mayoría de los participantes de un modo u otro. La segunda (secundaria) fue realizar varias fotografías de larga exposición del exterior. He elegido tres imágenes, (de 15 minutos, 5 minutos y 1 minuto respectivamente) donde se simboliza el tiempo que ha estado “Islandia” (físicamente) en la vida de muchos durante un año y pico hasta pasar a “la nube internauta” (espacioislandia.com). La idea la recogí de Hiroshi Sugimoto en su serie “Theater” donde abría el obturador cuando comenzaba la película y lo cerraba al acabar ésta dos horas después. El resultado era una pantalla completamente blanca por la sucesión continuada de “frames”.

En conclusión, he pretendido “robar el alma” que quedaba en este “cubo blanco” y de algún modo creo que entre todos lo hemos conseguido. A cambio, Islandia se quedó con una parte de nuestro corazón.

Destino de la beca de 2 euros:  Retribuir a Gabriel Solera por aguantar durante dos horas (y casi 3 décadas) las tontunas de su hijo Gabri (Solera).

Artículos relacionados