Chile de palabras II: Elvira Hernández

Desayuno poético el  miércoles 16/05/2012 a las 11h00. Entrada libre.

Encuentro con la poeta chilena Elvira Hernández, actualmente de paso por España invitada por el colectivo Paratopia y Casa de América.

Este encuentro, lectura y conversación junto a la poeta Elvira Hernández, es el segundo paso hacia el taller horizontal La acción de las palabras, con Angela Segovia y Claudio Gaete, dentro del proyecto Universidad Desconocida comisariado por Miguel Guzmán.

Además del privilegio de conversar con Elvira, hemos podido disfrutar de sus dulces e incisivas lecturas. Algunos de sus pensamientos han brotado de forma natural en el pequeño espacio: Me imagino que todos ustedes son también escritores secretos (…) Una máquina se para con un palito de fósforo, puede que esa sea la técnica.

Gracias por compartir con nosotros esta maravillosa mañana de sol.

ELVIRA HERNANDEZ

Elvira Hernández crea en 1981 La bandera de Chile, libro que circuló clandestinamente en copias mimeografiadas durante los años de la dictadura militar y que no fue editado públicamente hasta 1991 en Buenos Aires, transformando en un verdadero símbolo de la resistencia a la poeta que a comienzos de los ochenta había estado detenida en un cuartel de la Central Nacional de Informaciones (CNI, órgano represivo tipo gestapo, extinto). Por afinidad po-ética y contemporaneidad histórica, se la lee en la onda neo-vanguardista de la que formó parte Raúl Zurita, Soledad Fariña, Verónica Zondek o Juan Luis Martínez, como saben estos autores también desarrollaron parte de su obra poética en dictadura, en zona de catástrofe, en medio de la violencia y el terror, luchando contra una doble imposición, la de la dictadura pinochetista y sus censuras y persecuciones y la del arte de la tradicional izquierda ortodoxa y su intento de fagocitar todos los discursos opuestos al régimen, o sea, lucharon contra el autoritarismo militar tanto como contra toda forma de hegemonía del significado. Así se abren poéticas que no apuestan por una transparencia referencial sino más bien por  una especie de torsión de los signos y sobre todo por una resistencia activa pero en el margen.

En 1986 publica ¡Arre! Halley ¡Arre! (Ergo Sum, Santiago, 1986) y desde entonces ha seguido publicando poemarios y ensayos (estos últimos firmados con su nombre “real”, Teresa Adriasola):

Meditaciones físicas por un hombre que se fue, Arte postal, Santiago, 1987
Carta de viaje, Ediciones Último Reino, Buenos Aires, 1989
El orden de los días, Roldanillo, Colombia, 1991
Santiago Waria, Cuarto Propio, Santiago, 1992
Merodeos en torno a la obra poética de Juan Luis Martínez, junto con Soledad Fariña, Intemperie, Santiago, 2001
Álbum de Valparaíso, LOM, Santiago, 2002
Cultivo de hojas, Norma, Santiago, 2007
Cuaderno de deportes, Cuarto Propio, Santiago, 2010

(Fotografías: Alvaro Hoppe / Miguel Guzmán)

Artículos relacionados